La sintaxis de los títulos de libros

Un título. Una frase que llame la atención. Unas palabras llamativas, bonitas y originales, que se queden en la mente como un eslogan. Un título puede ser eso y mucho más. Puede ser la excusa para hablar, ¿por qué no?, de sintaxis. Muchos se asustan al oír esta palabra y se acuerdan de los análisis sintácticos interminables del instituto. Quizás la forma de plantear esta disciplina de la lengua no es la más interesante ni la más motivadora, pero es indispensable para saber expresarnos correctamente. Por ejemplo, si uno sabe distinguir los tipos de subordinadas, al comunicarse, tanto de forma oral como escrita, será capaz de utilizar unas estructuras más complejas y ricas. Es decir, el grado de conocimiento de la sintaxis también influye en un mejor o peor uso de la lengua. En esta entrada quiero hacer un acercamiento a la sintaxis, a la básica, a partir de títulos de libros. Y para ello, es necesario hacer una distinción entre dos conceptos: el sintagma y la oración.

blog

Para algunos autores, como G. Rojo, sintagma es sinónimo de frase; para otros, como  A.Vera, un sintagma es una secuencia de palabras que se comportan de modo unitario y con una función sintáctica. M.L. Gutiérrez lo define como un grupo de palabras que desempeña funciones gramaticales dentro de una oración. Esta es la clave: una oración está formada por uno o más sintagmas. Hay distintos tipos de sintagmas, dependiendo de la función de su palabra más importante: el núcleo. Nominales, si el núcleo es un nombre; adjetivales, si el núcleo es un adjetivo; adverbiales, si el núcleo es un adverbio; preposicionales, si son encabezados por una preposición o verbales, si el núcleo es una forma verbal. Pero, si hablamos de títulos de novelas, hay un tipo de sintagma que destaca sobre los demás:

blog2

En todas estas portadas nos encontramos con una estructura similar: la del sintagma nominal, ya que la palabra más importante del grupo es un nombre o sustantivo.

Los sintagmas nominales están compuestos por tres elementos: además de un núcleo, también pueden tener determinantes y complementos o adyacentes. Si hablamos del núcleo, además de un nombre, puede realizar esta función cualquier palabra que sustituya al nombre, como un infinitivo o un determinante:

La vida imaginaria (Mara Torres)

El despertar de la señorita Prim (Natalia Sanmartín)

Lo que escondían sus ojos (Nieves Herrero)

Por otro lado, pueden funcionar como determinante los artículos, los numerales, los posesivos, los cuantificadores, los demostrativos y algunas formas de los relativos, exclamativos e interrogativos:

El héroe discreto (Mario Vargas Llosa)

Cincuenta sombras de Grey (E. L. James)

Ese instante de felicidad (Federico Moccia)

El tercer elemento que conforma el sintagma nominal es el adyacente, un complemento que puede ser:

a) Un sintagma adjetival:

El francotirador paciente (Arturo Pérez-Reverte)

Cincuenta sombras liberadas (E. L. James)

b) Un sintagma preposicional:

El maestro del Prado (Javier Sierra)

Los vigilantes del faro (Camilla Läckberg)

Los juegos del hambre (Suzanne Collins )

El tiempo entre costuras (María Dueñas)

c) Una oración subordinada de relativo:

Brújulas que buscan sonrisas perdidas (Albert Espinosa) 

Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson)

Viéndolo así, no parece tan complicado, ¿no? ¿Os atrevéis a encontrar el núcleo y los adyacentes de estos títulos?

Los años de peregrinación del chico sin color (Haruki Murakami)

Regreso al café de los corazones rotos (Penelope Stokes)

La estructura del sintagma nominal, con el nombre como elemento principal, es una de las que más se utiliza para titular libros, películas, programas, etc., ya que, como su propia definición indica, el nombre designa o identifica. Pero hay otras estructuras que, aunque menos recurrentes, también son interesantes. Podemos encontrar desde otros tipos de sintagmas (el preposicional, por ejemplo, en En la orilla, de Rafael Chirbes), hasta oraciones simples (El cielo ha vuelto, Clara Sánchez), compuestas (Pídeme lo que quieras o déjame, Megan Maxwell) o complejas( Si tu me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven, de Albert Espinosa).

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

2 pensamientos en “La sintaxis de los títulos de libros

  1. Muchas gracias, Magnolia!!!

  2. Magnolia Hernández dice:

    Hola, un blog muy bonito.

    Magnolia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: