Archivo de la etiqueta: ortografía

El punto débil de algunos profesores

Lo siento, pero tenía que decirlo. Queridos profesores, maestros, redactores de libros de texto de universidades e institutos: ¿Cómo vais a enseñar Historia o cualquier otra materia si no sabéis expresaros de manera escrita? ¿Cómo pretendéis que vuestros alumnos/as aprendan con oraciones extremadamente largas e ininteligibles? ¿Cómo creéis que van a entender vuestros alumnos/as lo que explicáis, si encima cometéis faltas de ortografía?

A las pruebas me remito y si no, comprobadlo vosotros mismos en esta imagen de una página de un libro de Sociología de la universidad. Solo en este pequeño fragmento encontramos unos cuantos párrafos a los que les faltan los signos de puntuación y hay alguna que otra incorrección gramatical fácil de detectar. En primer lugar, hay un queísmo en la primera oración, ya que se trata de una subordinada sustantiva que requiere de la preposición de. Hay también errores de concordancia entre sujeto y predicado y, seguramente, si lo analizamos en profundidad, encontremos otros. Tampoco quiero explayarme demasiado, ya que podéis juzgarlo vosotros mismos. Lo triste es que esto no es un caso aislado: Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

La imagen… en las palabras

Imagen, acepción primera (RAE): «Figura, representación, semejanza y apariencia de algo». Hoy quiero dedicar esta entrada a las empresas (públicas y privadas) que no velan por mantener su imagen, lo que representan, su apariencia, o en términos de marketing, su marca, como diría mi amiga María Zaragoza, en los textos de sus webs, en sus informes, folletos, revistas o en los libros de fiestas. Porque una mala ortografía garantiza de manera instantánea una mala imagen.

¿No os ha pasado nunca? ¿No habéis leído nunca un libro de fiestas y os habéis asustado con la gran cantidad de errores  —que no erratas— ortográficos que había en ellos? Sigue leyendo

Etiquetado , , ,

Una confesión

Sí. Lo reconozco. Estoy obsesionada. No sé cuándo empezó esto que me perturba y que me impide entrar en el Facebook sin ponerme los pelos de punta. No sé si fue antes de empezar la universidad o después. Allá donde voy, no dejo de fijarme en carteles, anuncios, vallas publicitarias o escaparates. Creo que incluso tengo problemas de comprensión de textos, ya que no puedo dejar de fijarme en la forma y no en el fondo, en el contenido. Sí. Mi obsesión es la ortografía y los signos de puntuación. Las comas me traen por la calle de la amargura, pero lo que de verdad no puedo soportar es el corrector del Word. Todos podemos cometer erratas (y errores, por qué no decirlo) en nuestros escritos y todos somos humanos y podemos tener dudas. Yo la primera. Por eso, en mi escritorio hay un acceso directo a la página del Diccionario de la Real Academia Española y al Diccionario panhispánico de dudas (DPD). Sigue leyendo

Etiquetado , , ,